Mala praxis es un concepto que se utiliza para referirse a la responsabilidad profesional por actos que se han llevado a cabo con negligencia. Aunque la forma de la mala praxis más conocida es la negligencia médica o mala praxis médica, esta misma definición también es válida en otros ámbitos profesionales como la abogacía, la notarial, la contabilidad pública o los tratamientos psicoterapéuticos, entre otros.

Así, una mala praxis es un término empleado para indicar una mala gestión, ya sea por acción u omisión. Entre los casos más habituales, se cuentan la prescripción de un medicamento, una intervención quirúrgica o un programa de rehabilitación tras un accidente de tráfico, la mala gestión contable y/o fiscal de una empresa o persona física, una reforma del hogar fallida, o la pérdida de una subvención después de que un letrado o un administrador de fincas haya enviado la solicitud correspondiente fuera de plazo.

Lo mismo puede aplicarse a la responsabilidad civil extracontractual, que engloba daños colaterales a terceras personas (por ejemplo, una caída en la vía pública con resultado de lesión provocada por un mantenimiento deficiente del pavimento urbano).

Cuando esto ocurre, las víctimas de negligencias tienen derecho a ser resarcidas por los posibles daños físicos, morales y económicos ocasionados. Y para ayudarles a obtener la máxima compensación económica posible, AgrupAB pone en manos de sus clientes un equipo de abogados especializados en indemnizaciones por mala praxis.

Cómo solicitar una indemnización por mala praxis

Ante una negligencia, y antes de reclamar, lo primero que hay que hacer es recopilar toda la información documental de que disponga quien pretenda reclamar, e incluso, solicitar documentación adicional en el centro médico, Agencia Tributaria, Juzgado, etc. Del mismo modo, también es importante recabar el testimonio de otros pacientes o testigos.

A continuación, deberás ponerte en contacto con un abogado experto en negligencias, que será quien determinará si efectivamente se ha producido una negligencia en el ejercicio profesional y, en ese caso, decidirá con el afectado por qué vía se hará la reclamación. Las tres posibilidades son la vía penal, la vía civil y la vía contencioso-administrativa.

Si has sufrido una negligencia profesional, consulta con nuestros abogados: te orientaremos acerca de cuál de estas opciones es la más adecuada y sobre los plazos para presentar la correspondiente demanda.

Contacta con nuestro despacho de abogados

Si te encuentras en algunas de las situaciones descritas, ponte en contacto con nuestro bufete de abogados. Te proporcionaremos el asesoramiento y el apoyo necesario para que obtengas la máxima indemnización, ofreciéndote al mismo tiempo un trato humano y cercano.

He leído y acepto las condiciones de la Política de privacidad y el Aviso legal