Prórroga del plazo de suspensión de lanzamiento al deudor hipotecario

Celeste I. Arella Scheines, 11/03/2020

Hoy se ha publicado en el BOE el Real Decreto-ley 6/2020, de 10 de marzo, por el que se adoptan determinadas medias urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública.

Entre otras cuestiones, aborda la problemática de los desahucios de aquellas personas que, habiendo sido propietarias de su vivienda habitual, perdieron sus hogares a causa de las ejecuciones hipotecarias instadas por las entidades bancarias frente a los impagos de cuotas.

Ya en el año 2013, el gobierno aprobó la Ley 1/2013, de 14 de mayo, a fin de atajar la gran problemática que suponían los lanzamientos de aquellos deudores que habían perdido la propiedad pero que estaban inmersos en una situación de vulnerabilidad económica y/o social que los dejaba, literalmente, en la calle, sin alternativa habitacional.

Entonces, se aprobó la suspensión de los lanzamientos por un período de dos años. Este plazo, extremadamente corto dada la profundidad de la crisis económica que atravesaba el país, debió modificarse. Así, unos años más tarde, la Ley 5/2017, prorrogaba la prohibición de los lanzamientos hasta transcurridos siete años desde la entrada en vigor de la ley.

Los siete años se cumplían en el mes de mayo de 2020. A las puertas de una posible oleada de nuevos lanzamientos, en medio de un período de recesión económica, se acaba de aprobar una nueva prórroga que protege a un importante sector social.

La nueva normativa, modifica nuevamente el artículo 1 de la Ley 1/2013 y extiende el plazo de protección habitacional hasta los 11 años desde la aprobación de la ley, es decir, hasta el mes de mayo de 2024.

También flexibiliza los criterios para considerar que el entonces deudor hipotecario se encuentra en situación de especial vulnerabilidad. Un ejemplo lo encontramos en la reforma del artículo 1.2.b). En la redacción original, se encontraban protegidas las unidades familiares monoparentales con, al menos, dos hijos a cargo, en tanto que la nueva redacción dada por el RDL 6/2020, extiende la protección a aquellas familias monoparentales con sólo un hijo a cargo.

Una decisión acertada, sin duda. Pero sigue siendo un parche que no da una solución real al gran problema de acceso a la vivienda que sufre nuestro país.